BLOG

Shiatsu facial

SHIATSU PARA EL ROSTRO

¿Qué beneficios nos puede aportar una sesión de Shiatsu?

Hoy, desarrollamos en este artículo que es el Shiatsu facial y sus beneficios, un artículo que nos puede hacer ver el Shiatsu de manera diferente, como un tratamiento más versátil de lo que pueda parecer si no conocemos mucho de esta terapia.

Desde luego, todo lo relacionado con Japón y la belleza,  ha sido asociado al buen cuidado de la piel de  las mujeres japonesas, así como al equilibrio del cuerpo y la mente.

Con el Shiatsu, contribuimos a tonificar nuestros músculos, relajar al mismo tiempo que reducimos las arrugas y fomentar el poder autocurativo de nuestro cuerpo. ¿Qué mas se puede pedir a una sola terapia? Igual que ejercitamos los músculos del cuerpo con el fin de mantener la piel tersa y sana además de eliminar toxinas; ¿no sería lógico hacer lo mismo nuestra cara? El rostro es nuestra carta de presentación, lo primero que ven los demás de nosotros y a través de la cual expresamos todas nuestras emociones.

La piel del rostro  es muy sensible y necesita de cierto nivel de relajación para recibir de modo adecuado cualquier tipo de tratamiento. Para conseguirlo, recomendamos trabajar el cuello y los hombros antes de la manipulación directa sobre la cara. La tensión y el estrés que genera la vida diaria afectan a nuestro nivel emocional. Esto provoca que el cuerpo se contraiga como medida de protección y supervivencia. La tensión muscular se transmite desde la zona dorsal hasta arriba, pasando por los hombros, cuello y llegando hasta la cara. Por tanto, al relajar los hombros y cuello influimos en el estado de los músculos faciales, facilitando el trabajo posterior. 

Debemos tener en cuenta el por qué de la necesidad del tratamiento facial. Una mala cara nos puede hacer pensar al que nos observa, que tenemos mala disposición o antipatía; pudiendo llegar a provocar una reacción de rechazo inconsciente.

 La tensión acumulada nos hace parecer mayores, envejecidos. Además se presentan unos síntomas como son dolores de cabeza, tensión maxilar, párpados caídos, desgaste dental, patas de gallo y caída anormal del cabello. 

 Ni el mejor de los maquillajes puede ocultar estos efectos. Igualmente, un trabajo superficial del rostro, obtendrá los mismos resultados; nunca terminará de corregir el problema. Hace falta, entonces, una técnica que trabaje a niveles profundos para recuperar la luz del rostro. El shiatsu armoniza la musculatura, la circulación sanguínea y linfática, y activa el sistema nervioso parasimpático. 

 El paciente debe saber que el tratamiento con el Shiatsu va más allá del simple masaje de relajación, trabajando de manera profunda sobre todos los sistemas orgánicos. 

Cómo se realiza el Shiatsu en la zona del rostro

El terapeuta permanecerá sentado junto a la cabeza del paciente siguiendo la línea de su cuerpo. El paciente permanecerá tumbado en la camilla en postura decúbito supino. 

Para comenzar, podemos tocar la zona de los ojos y las cejas, ya que es bastante importante, sobre todo con el «color» que tiene esta zona. El color no aparece literalmente, tenemos que sentirlo. 

Según qué color se aprecie, será síntoma de problemas relacionados con un órgano en concreto.

En el Shiatsu existen diferentes tipos de presión, en forma general, en el cuello utilizaremos una presión lenta y profunda sin salir rápidamente. Es necesario estimular la zona pero sin sobrepasarse. Tenemos que tener en cuenta que el Shiatsu es una técnica oriental originalmente desarrollada para orientales; el occidental es mucho más sensible y tolera menos la presión profunda. Por eso, hemos desarrollado un estilo de Shiatsu adecuado a los cuerpos y mentes occidentales. A esto lo llamamos Estilo Aze

Observar la respiración, desde el abdomen (hara, en japonés). Si realizamos una buena presión, la respiración será cada vez más lenta y relajada, llegando hasta el bajo vientre. 

Objetivo:

Al aliviar la tensión muscular del cuello, se mejora la circulación sanguínea de la zona aumentando la oxigenación, la circulación linfática con el aumento de eliminación de toxinas y descompresión del sistema nervioso. Además, los canales energéticos que pasan por la zona también se liberan aumentando la circulación energética. Según la Medicina China Tradicional, mejorando la zona baja se refleja una mejoría en la parte de arriba. Por lo tanto, con el cuello relajado, la cara tendrá muchas menos tensión. 

La duración del tratamiento completo del cuello y cara con Shiatsu no debe exceder de treinta minutos. 

El Shiatsu, como hemos visto en este artículo, es mucho mas que una técnica para aliviar el dolor de espalda, como mucha gente espera. Con un tratamiento completo de Shiatsu, la mejoría es notable en todo el cuerpo, incluido el rostro. Descubre más sobre Shiatsu.

Relacionado con el Shiatsu facial, pero más centrado en la estética y mejora de la piel, encontramos la técnica de Lifting Facial de Kogao.

Nuestra Escuela